All posts filed under: Espiritualidad

8 hábitos saludables que cambian tu vida

“La motivación es lo que te ayuda a comenzar. El hábito te mantiene firme en tu camino”   – Jim Ryun Los hábitos son los patrones de conducta que con el tiempo hemos ido formando. Al crearse un hábito, nuestro cerebro no interviene completamente en la toma de decisiones. Estudios recientes indican que se necesitan aproximadamente 66 días para que un patrón de conducta se convierta en hábito, es decir, que se realice sin necesidad de usar la fuerza de voluntad, simplemente se realiza de forma mecánica. Entonces, en esos 66 días es donde debemos estar bien conscientes, convencidos, motivados, enfocados y con determinación en lo que necesitamos cambiar y en lo que estamos haciendo, por que vamos a necesitar toda nuestra fuerza de voluntad para combatir los malos hábitos y comenzar a incorporar nuevos y buenos hábitos. Para esto, es necesario que primero identifiquemos qué queremos realmente en la vida -o por lo menos a corto plazo-  (en este video platicamos sobre los propósitos/metas y tips para lograrlos), y posteriormente  desmenuzar la meta mayor en acciones concretas …

Libertad

Desde hace algún tiempo, monjes budistas así como voluntarios, llevan a los presos en las cárceles la enseñanza del mindfulness (consciencia plena) y la práctica de la meditación. – Y para qué? Podrás preguntarte. Y yo te diré: – Las personas que se encuentran en las cárceles no tienen opción de donde ir, de que hacer, de ver a sus familiares, no tienen libertad de acción. Lo único que pueden tener libre es su mente y corazón. Por esta razón, la importancia de  enseñarles el mindfulness, para que puedan ser felices a pesar de sus circunstancias. Reflexionando sobre este tema, me doy cuenta que la tendencia del ser humano es vivir en una cárcel mental, en una cárcel de sus propias decisiones. Por enseñanzas culturales, familiares, religiosas, sociales, no nos damos la oportunidad de pensar y vivir con libertad, ser quien realmente somos, hacer lo que realmente nos apasiona y llena de energía. En muchas ocasiones, por comodidad, conveniencia, miedo, expectativas de y hacia los demás, inclinación hacia el perfeccionismo inexistente,  preferimos vivir en la cárcel de …